Sobre la tramitación bancaria

¿Cuánto dinero puedo pedir prestado?
Normalmente, la cantidad solicitada a la entidad financiera no debería superar el 80% de la tasación del inmueble (valor de mercado del inmueble excluidos impuestos de compraventa). No obstante, determinadas entidades y para ciertos colectivos profesionales, pueden llegar a ofrecer hasta el 100%. Otro límite relevante es que la cuota resultante del préstamo hipotecario no deberá superar el 40% de los ingresos líquidos justificables.


¿Cuánto puedo pagar al mes?
Depende de cada situación personal. Puede servir como referencia lo que algunas entidades llaman el disponible neto mensual que se calcula como ingresos netos mensuales menos 500 Euros Fijos y menos 120 Euros Por cada persona a cargo del titular de la hipoteca. Esta es una cantidad aproximada.


¿Qué criterio es el mejor para seleccionar mi hipoteca?
Depende de la situación personal del titular de la hipoteca. Si lo que quiere es seguridad sin que le importe que el tipo nominal de la hipoteca sea más alto, le recomendamos una hipoteca a tipo fijo. Si lo que prefiere es pagar una cuota mensual baja, le recomendamos una hipoteca a tipo variable con un plazo de amortización más largo. La hipoteca a tipo mixto combina la seguridad de un primer periodo de tipo fijo con el tipo de interés variable del segundo.


¿Cuál es el mejor plazo?
Depende de la situación financiera de cada persona. En principio, cuanto más corto, menos intereses se pagan. Por otro lado, cuanto más corto, mayor es el importe de las cuotas mensuales que se deben pagar.


¿Qué documentos hacen falta para que me concedan una hipoteca?
Las tres últimas nóminas o las últimas liquidaciones de IVA, la última declaración sobre la renta, declaración confidencial de bienes (opcional), declaración confidencial de bienes (opcional), contrato de compraventa de la finca, nota simple del registro de la propiedad y el último recibo del impuesto de bienes inmuebles (contribución urbana).


¿Cuánto tiempo se tarda en conseguir una hipoteca?
Aunque depende mucho de cada una de las entidades financieras, lo normal oscila entre 10 días y un mes.


¿Es mejor un préstamo a tipo fijo o variable?
Depende de la situación financiera y perfil de cada persona. Un préstamo a tipo fijo garantiza que pase lo que pase con los tipos de interés, siempre se mantendrá la cuota. Sus principales inconvenientes son que los plazos son más reducidos (10 ó 15 años en lugar de los 20 ó 25 años de uno variable) y en estos momentos el tipo de interés es superior a un préstamo a tipo variable. Por todo ello, el coste de la mensualidad o cuota será significativamente mayor. Por otro lado, el préstamo a tipo variable tiene como desventaja una posible subida de tipos que varíe la cuota mensual y que dificulte el pago de la misma. Las principales ventajas provienen de la extensión del plazo y del menor importe del tipo. Con esto se consigue que la cuota mensual sea menor o que para la misma cuota se consiga más financiación y por lo tanto acceder con más facilidad a la compra de una vivienda. Para limitar el riesgo de subida de tipos, los préstamos a tipo de interés variable suelen incorporar unos límites máximos, por encima de los cuales el titular del préstamo no se hace responsable.


¿Son negociables las comisiones?
Por supuesto que sí. Digan lo que digan las instituciones financieras, todas son opcionales y negociables


¿Qué gastos voy a tener a la hora de pedir una hipoteca?
A la hora de formalizar una hipoteca suelen haber una serie de gastos: Gastos de notaria, registro de propiedad, gestoría, tasación, gastos bancarios, impuestos sobre transmisiones patrimoniales.

¿Tienes alguna pregunta?

Enviar pregunta O una discusión

Tu portal inmobiliario de venta de pisos y alquiler de inmuebles. Encontrar tu casa o piso, es mucho más fácil con la disponibilidad de navegación de propiedades que HOGARIA puede ofrecerle.